Las Primeras 7 villas fundadas por los espanoles en la colonizacion de Cuba


Restos de la Colonización:
De la colonización de España en Cuba, que duró de 1511-1515 nacieron las siete primeras villas: Baracoa, Bayamo, Trinidad, Sancti Spiritus, Santiago, Camagüey y La Habana. 

Baracoa

Situada en el extremo nororiental de la Isla, fue la primera villa fundada por los españoles en el proceso de colonización, la primera capital, y en ella radicó el primer obispado. Villa de Nuestra Señora de la Asunción de Baracoa, fue el nombre que le diera el Adelantado Diego Velázquez al bautizarla el 15 de agosto de 1511.
Con una flora y una fauna de lujo, Baracoa seduce de inmediato a los amantes de la ecología, por su gran biodiversidad. Más de 60 sitios arqueológicos perviven como huella de la cultura taína, la más avanzada de la Isla a la llegada de los españoles. Situada a los pies de una limpia bahía, Baracoa es ciudad de calles sinuosas, vida animada y muy caribeña. Sus pobladores se dedican a la explotación de los recursos forestales, la producción de Cacao y Chocolate, Coco, y Café. En la Iglesia Mayor se exhibe la Cruz de la Parra, una de las 29 que plantara Cristóbal Colón, en las tierras de América.
Su autenticidad ha sido probada científicamente y es la única que sobrevive de aquel hecho. A Baracoa se llega por vía aérea, desde la capital u otras ciudades orientales. Y también por carretera, desde la ciudad de Guantánamo, a través del viaducto de La Farola, una de las obras viales más bellas e imponentes del país. Cuenta con los hoteles El Castillo, Porto Santo y La Rusa, así como Villa Maguanas.

Bayamo

Monumento Nacional y Cuna de la Nacionalidad Cubana, segunda de las siete primeras villas fundadas por Diego Velázquez, el 5 de noviembre de 1513. Bayamo es hoy la capital de la oriental provincia de Granma, ubicada al sudeste del país.
Rica en tradiciones e historia, se le conoce también como cuna de la nacionalidad cubana por los grandes hitos del acontecer nacional que se desarrollaron allí. Fue capital de la República en Armas, cuando los cubanos se alzaron por vez primea contra el poder colonial español en 1868; lugar donde se compuso y cantó, al fragor de la batalla, el Himno Nacional; ciudad cuyos habitantes prefirieron incendiarla antes que entregarla de nuevo al enemigo, el 12 de enero de 1869. Tierra natal de grandes próceres, como el amado Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes.
Otro hecho notable, vinculado a Bayamo, es que el 20 de octubre se celebra el Día de la Cultura Cubana, porque en esa fecha de 1868, las tropas libertadoras de Céspedes tomaron la ciudad y el pueblo cantó alborozado la marcha que con el tiempo se convirtiera en Himno Nacional.
Es rica en las arquitecturas variadas, donde sobreviven algunas edificaciones de antes del incendio y en su centro histórico está el antiguo convento de Santo Domingo, hoy convertido en una sala teatro. Los bayameses han conservado, desde siempre, la tradición de transportarse indistintamente por antiguos coches de caballos, a la usanza colonial, costumbre que ha empezado a reaparecer en otros pueblos de la Isla.

Santiago de Cuba

Fundada en 1515, Hernán Cortés fue su primer alcalde y en ella radicó la capital del país desde esa fecha hasta 1589, cuando tales funciones pasaron a la ciudad de La Habana. Santiago de Cuba tiene fama, bien ganada, de ser la más caribeña de las ciudades cubanas. No sólo por su ubicación geográfica, pues es una ciudad-puerto bañada por las cálidas aguas del Mar Caribe, al sur de la región oriental. La arquitectura en general tiene la impronta española, con su tradicional acento morisco. En la ciudad funcionan 15 museos y numerosas instituciones culturales de prestigio. Se dice que en ella nació el bolero, porque allí vio la luz Pepe Sánchez, el autor de la primera pieza de ese género a fines del Siglo XIX.
A Santiago, sus habitantes la llaman con orgullo Capital de la Historia y Ciudad Heroica. Veintinueve generales de las gestas emancipadoras nacieron allí. El 26 de julio de 1953, un grupo de jóvenes liderados por Fidel Castro asaltó el Cuartel Moncada, de esa ciudad, iniciando la última etapa liberadora del país, entonces bajo una cruenta tiranía.
En el Cementerio Santa Ifigenia reposan los restos de José Martí, el Héroe Nacional de Cuba. Hoy Santiago de Cuba es la capital de una provincia del mismo nombre. Cuenta con un aeropuerto internacional y a ella también se llega por modernas carreteras y ferrocarril. Posee una adecuada infraestructura hotelera, con más de 2000 habitaciones. El Castillo de San Pedro de la Roca fue declarado por la Unesco en 1997 como Patrimonio de la Humanidad, donde se cita como "el más completo y mejor preservado ejemplo de la arquitectura militar Hispanoamericana, basado en principios de diseño italiano y Renacentista así como Los paisajes arqueológicos de las primeras plantaciones de café del sudeste de Cuba fueron declaradas por la Unesco en 2000 como Patrimonio de la Humanidad por ser una evidencia única de una forma pionera de la agricultura en un terreno difícil. Pero es importante, al referirnos a paisajes naturales, hacer referencia también al Parque Baconao, inscripto en 1987 por la UNESCO en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera.

Camaguey

Es una ciudad situada en el centro-oeste de Cuba, capital de la provincia homónima. Fue fundada el 2 de febrero de 1514 como villa, llamada Santa María del Puerto del Príncipe, la tercera en Cuba. El centro histórico de la ciudad fue nombrado en 2008 Patrimonio de la Humanidad. El nombre actual lo debe al cacique Camaguebax, quien ejercía su mando entre los ríos Tínima y Hatibonico, donde empezaron a construirse las primeras casas. Cuna de figuras ilustres, como Joaquín de Agüero o Ignacio Agramonte, conocido como "El Mayor", que combatió contra las tropas españolas, y que fue el primero en darle la libertad a los esclavos. Aquí en esta ciudad también nació el Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén.
La provincia, de la cual es su capital, es la más extensa del país y una de la menor densidad de población. Por sus extensas llanuras que ocupan casi la totalidad del territorio, Camagüey es la provincia más ganadera del país. Con sus sorprendentes plazas, e iglesias y sus calles concurrentes, únicas de allí, la tercera ciudad más importante de Cuba posee el mayor centro histórico (330 ha) del país. Sus museos y templos, que guardan tesoros del arte funerario de los Siglo XVII, XVIII y XIX, son parte de un paisaje urbano difícil de igualar.


Trinidad

Ubicada en el centro sur del país. Fue la tercera villa fundada por la Corona española en Cuba, a principios de 1514. La villa se fundó con la presencia del Adelantado Diego Velásquez de Cuéllar, y fue evolucionando con rapidez, gracias a la actitud emprendedora de sus habitantes, lo cual le posibilitó ser una de las más prósperas de la mayor de las Antillas.
Trinidad es la ciudad cubana que conserva con mayor fidelidad la impronta de su pasado colonial. Caminar por las calles y plazas de su centro histórico puede resultar un viaje en el tiempo, tal vez a principios del Siglo XIX cuando la villa prosperaba al calor del boom azucarero que se registraba en la Isla
La ciudad conserva, casi inalterados, conjuntos arquitectónicos de gran valor: calles, plazas y plazuelas empedradas, edificaciones cubiertas con tejados de barro, con estilos arquitectónicos provenientes de Andalucía y Canarias. A poca distancia de Trinidad se encuentra el afamado Valle de los Ingenios. En los finales del Siglo XVIII, se acelera el desarrollo agrícola cañero debido al floreciente comercio con el resto de las islas de la región y la entrada de gran cantidad de esclavos a las plantaciones. Lo que genera la construcción de numerosos ingenios en los valles cercanos. Las ideas de la Revolución francesa y la independencia de el resto del continente tuvieron un gran impacto en Trinidad.

Santi Spíritus

La villa de Sancti Spíritus , fue fundada en junio de 1514 por Diego Velázquez de Cuéllar, pero en 1522 se traslada hasta las orillas del Río Yayabo en búsqueda de mejoría económica, ubicación que mantiene hoy, Francisco Iznaga, rico propietario vasco asentado en la región oriental de Cuba durante los primeros decenios de la colonización de la isla. Magón, sonoro y legendario, era el nombre que los aborígenes daban a la región donde se levantara la villa de Sancti Spíritus.
En 1522, los españoles la trasladaron para el lugar definitivo, en las márgenes del río Yayabo, a unos ocho kilómetros del lugar original. Como era costumbre, al principio el poblado se desarrolló en los alrededores de una iglesia mayor y de una plaza aledaña. En el Siglo XVII tuvo un despegue económico, que posibilitó el surgimiento de una ciudad limpia y tranquila, de serpenteantes calles empedradas donde bullía la vida con el tono apacible y colorido de las comunidades de provincias.
En el XIX se produjo un verdadero afán constructivo y abundaron las edificaciones de gran calidad, algunas de las cuales perduran hasta hoy. Está el puente sobre el río Yayabo, único de su tipo que sobrevive en el país. Fue construido a principios del siglo XIX y es una sólida estructura de cal, arena, y ladrillos, de cinco arcos.
Cuenta la tradición que en Sancti Spíritus nació una prenda cubana muy tradicional y famosa, la conocida guayabera. Algunos dicen que al comienzo la llamaban yayabera, porque la usaban los campesinos de las cercanías del río Yayabo, después, se les llamó guayabera, por la costumbre de llenar sus útiles bolsillos con esa deliciosa fruta cubana: la Guayaba.


San Cristóbal de La Habana

Cuentan los cronistas que Pánfilo de Narváez –un hombre de Diego Velázquez- realizó la primera fundación de La Habana en el año 1515, en tierras ubicadas al sur de su localización actual, hoy ocupadas por el Surgidero de Batabanó. Años más tarde, en 1519, la ciudad devenida capital colonial en 1589, encontró asiento definitivo al norte de la región occidental de la Isla, al lado de una bella bahía de bolsa, muy abrigada y conveniente para puerto y asentamientos humanos. El 16 de noviembre de ese año, a la sombra de una Ceiba que por allí existía, casi frente al mar, se celebró la primera misa y el primer cabildo, y se declaró fundada la villa, con el nombre de San Cristóbal de La Habana. Hoy por hoy es el principal polo turístico del país. Hoteles de lujo, hostales confortables, cabaret famosos y restaurantes con la más variada gastronomía, tanto autóctona como internacional, pueden satisfacer al gusto más exigente. Además, un rosario de pequeñas playas, de blancas y finas arenas, están a disposición de los bañistas todo el año, al este de la ciudad, a escasos minutos de su centro urbano. Desde hace unos años, el centro histórico de la Ciudad de La Habana, declarado monumento nacional por el Gobierno Cubano en 1976 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982, es objeto de hercúleas restauraciones, realizadas por un equipo de historiadores y arquitectos dirigidos por la Oficina del Historiador de La Habana, Eusebio Leal, encargado de los trabajos de renovación.

Extraido de  Colonizacion en Cuba:

No comments:

Post a Comment

Post a Comment